El diseño del empaque con la que nos vamos a presentar en el mercado es una decisión que no se debe tomar a la ligera, se debe diseñar en base a una estrategia, debemos procurar que por sí sólo comunique un mensaje llamativo.
Un empaque bien diseñado hace más atractivo el producto que contiene, da una percepción de buena calidad, incita a probarlo, va acorde al segmento al que se dirige y contiene elementos que definen el ADN de la marca.

Lo importante en la etiqueta como en el empaque es que la impresión sea clara y legible ya que existe información en letras pequeñas y debe leerse con claridad, los colores deben ser lo mas real ya que muchas ocasiones se muestra comida, frutas etc y debe de ser llamativo al cliente para su compra, debe utilizarse el papel adecuado de alta calidad y resistente.

La etiqueta es una parte importante del producto que puede estar visible en el empaque y/o adherida al producto mismo y cuya finalidad es la de brindarle al cliente útil información que le permita en primer lugar, identificar el producto mediante su nombre, marca y diseño; y en segundo lugar, conocer sus características (ingredientes, componentes, peso, tamaño...), indicaciones para su uso o conservación, precauciones, nombre del fabricante, procedencia, fecha de fabricación y de vencimiento, entre otros datos de interés que dependen de las leyes o normativas vigentes para cada industria o sector.